Llámenos:(593) 07 288 559507-409-6000 :Emergencias
Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-111
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

Ni todos los dolores de cabeza son migrañas, ni todas las migrañas cursan con dolores de cabeza. La cefalea o dolor de cabeza es una de las formas más comunes de dolor. Aunque no se sabe exactamente cómo sucede una migraña, se cree que es causada por una anormalidad en un químico importante usado por las células del cerebro, llamado serotonina. Durante un ataque de migraña, cambios en la serotonina afectan los vasos sanguíneos en el cerebro, a menudo haciendo que se contraigan y se tensionen. Estos cambios en el flujo sanguíneo reducen el suministro de oxígeno al cerebro. Algunas personas pueden sentir cuando van a tener migraña porque ven destellos luminosos o líneas en zigzag o pierden temporalmente la vista antes de la aparición del dolor.

 Este problema es tres veces más común en las mujeres que en los hombres, y en ellas, los cambios hormonales provocan migrañas a menudo, especialmente durante el embarazo, cuando se usan píldoras anticonceptivas, y durante los períodos menstruales o la menopausia.

Conocer los factores que favorecen su aparición ayuda a prevenirla.

·    Dieta: algunos pacientes relacionan la ingesta de ciertos alimentos con un episodio de migraña. Es por lo tanto importante saber con certeza cuál es el alimento desencadenante y evitar sólo aquel que lo provoque. Entre los alimentos que actúan como posible desencadenante se encuentran el alcohol, la comida china, los ahumados, el chocolate, los frutos secos, los cítricos o la cafeína. Ayunar se asocia igualmente con la aparición de migraña, por lo que es importante comer varias veces a lo largo del día en horarios regulares.

·       Higiene del sueño: mantener unos hábitos de sueño saludables, descansando las suficientes horas y con un horario constante, puede evitar un episodio de migraña.

·     Nivel de hormonas: especialmente indicado para las mujeres que sufren migraña durante los ciclos menstruales. Las variaciones de estrógenos que pueden provocar, por ejemplo, los anticonceptivos pueden empeorar los episodios de migraña.

En caso de que aparezca el ataque, se debe tomar la medicación lo antes posible. Es preferible tomarla pronto y controlar la intensidad del ataque, antes que esperar a que aparezca el dolor, ya que será más difícil controlarlo. Una vez tomada, hay que permanecer en reposo. Si es posible, es conveniente dormir, ya que el sueño disminuye el dolor. En caso de que el paciente no pueda conciliar el sueño, al menos debe tumbarse en una habitación oscura y silenciosa, hasta que la medicación comience a hacer efecto.

Es preciso consultar con el médico la manera y cantidad para tomar la medicación que siempre variará de acuerdo al paciente.