Llámenos:(593) 07 288 559507-409-6000 :Emergencias
Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-111
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

La leche materna es considerada el alimento ideal e insustituible para el recién nacido.  Además de ser un alimento completo, contiene anticuerpos que ayudan a proteger al niño de las enfermedades propias de la infancia y sus beneficios se extienden a largo plazo. Por tal motivo, la Organización Mundial de la Salud recomienda que durante los primeros 6 meses de vida la leche materna sea el único alimento para la niña o niño y que se mantenga hasta los 2 años de edad, junto a alimentos complementarios, para asegurar una buena nutrición del niño en pleno crecimiento.

Si la madre no le da de mamar desde el primer momento después del parto, es común que entre el segundo y el quinto día después del nacimiento la madre sienta los pechos hinchados, duros, calientes y con dolor. Más tarde, durante los meses de lactancia, si el niño o niña no succiona bien o no está mamando con frecuencia, los pechos también se pueden congestionar.

Para aliviar la congestión La madre debe ponerse paños de agua tibia en los pechos. Pechos congestionados Si la areola está dura, para ablandarla la madre debe extraerse la leche antes de poner el niño o niña al pecho. También puede darse masajes suaves en forma circular con la mano y/o con un peine. La madre necesita descansar y debe amamantar más seguido del pecho congestionado. Debe asegurarse que el niño o niña esté en buena posición (agarrando bien el pezón y parte de la areola.

“La lactancia es el vínculo de amor que  vuelve sanos, fuertes y felices a nuestros hijos”.