Llámenos:(593) 07 288 559507-409-6000 :Emergencias
Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-111
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

El cerebro utiliza dos grandes sistemas que controlan la información para el buen control de todo el organismo humano, el sistema nervioso y el sistema endócrino que trabajan en estrecha relación y dependencia. El sistema endócrino se compone a su vez de sistemas más especializados llamados glándulas, por ejemplo hipófisis, tiroides, suprarrenales, ovarios, testículos, etc. A su vez existen órganos como el páncreas que tienen importantes funciones endócrinas por nidos especiales de células al tiempo que cumplen otras funciones.

Las glándulas endócrinas liberan "mensajeros" llamados hormonas, que son pequeñas moléculas que viajan por el sistema circulatorio hasta su objetivo sobre las células de un tejido o sistema al que se quiere modular. Por ejemplo la hormona tiroidea va a todas las células del organismo y tiene múltiples funciones y es necesaria para la vida, las hormonas sexuales regulan el crecimiento, junto con la hormona de crecimiento y la maduración del niño hacia la pubertad, vida adulta y vejez, las hormonas suprarrenales regulan a su vez múltiples funciones, las adaptaciones al estrés, el control de la inflamación etc. y una de ellas el cortisol es necesaria para la vida.

La insulina secretada por el páncreas es clave para controlar el flujo de glucosa a las células "su nafta roja" y propiciar la acumulación de grasa como tejido de reserva, también es necesaria para la vida, su ausencia conduce rápidamente a situaciones críticas con riesgo de vida.

 

La diabetes (DT1, DT2) es una situación de deficiencia absoluta o relativa de insulina, que si no se trata adecuadamente puede ser muy peligrosa.

La DT1 necesita insulina para la vida y habitualmente comienza en forma explosiva en los jóvenes con adelgazamiento, aumento muy importante de diuresis (poliuria) determinado por una elevación significativa de la glucemia. Se trata siempre con insulina, corresponde aproximadamente al 10% de la diabetes. Su mal control puede determinar ceguera, diálisis, amputaciones de miembros inferiores, e infarto de miocardio. La DT2 (90% del total de prevalencia de diabetes), en cambio tiende a presentarse en adultos, 90% obesos, es una epidemia creciente en todo el mundo, presenta una deficiencia relativa de insulina y resistencia a la acción de la misma en los tejidos. (La insulina es clave para facilitar el ingreso de glucosa a las células de todo el cuerpo). Habitualmente se trata con fármacos orales, pero puede necesitar insulina y su principal riesgo es cardiovascular (infarto de miocardio, hemiplejia), de hecho aumenta su incidencia entre 2-4 veces si no se trata adecuadamente. Como la DT1 su mal control crónico puede determinar ceguera, diálisis, amputaciones de miembros inferiores. Su tratamiento incluye varios fármacos en forma conjunta y cambios hacia un estilo de vida saludable.

 

Fuente: Asociación española de salud.