Llámenos:(593) 07 288 5595Ext. 2000 :Emergencias
Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-111
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

1. Para tener el abdomen marcado y que “resalten los cuadros” haz abdominales todos los días y de preferencia más de 200 diarias.

– Es un MITO. Aunque si están bien hechas no están de más. Considera que el recto abdominal o “lavadero” es un músculo grande que como el resto de los grupos musculares requiere estímulos intensos y descansos para lograr su crecimiento. Por lo tanto, si buscas lograr un desarrollo importante dedica uno o dos días de la semana exclusivamente a éste, haciendo de seis a ocho ejercicios y déjalo descansar.

2. Si quieres perder grasa abdominal (“bajar la panza”) ¡Solo haz muchas abdominales y lo lograrás!

– ¡MITO! Para reducir la grasa que has acumulado en el abdomen, lo principal es realizar trabajo aeróbico a una intensidad moderada para utilizar la grasa como fuente de energía, durante al menos 30 minutos. O si llevas más tiempo entrenando ¡Rutinas HIIT!
– Estudios han demostrado que si quisieras perder ½ kilo de grasa haciendo abdominales, deberías hacer 250,000 repeticiones. O sea, alrededor de 100 diarias durante 7 años; siempre y cuando lleves una dieta acorde a tus objetivos.

3. Para “quemar más grasa” haz cardio en la mañana y en ayunas.

– ¡VERDAD! Se ha comprobado que haciendo ejercicio cardiovascular por las mañanas, podrías “quemar” entre 2 y 5% más kcal de grasa que en la tarde; utilizando el mismo tipo de entrenamiento.
– ¡OJO! Hacer ejercicio en ayunas puede ser riesgoso, si no estás adaptado (nunca has hecho ejercicio); ya que para entrar en procesos de lipólisis, el cuerpo necesita recurrir primero a las reservas de glucosa -y al venir de un ayuno prolongado- podrías caer en un estado de hipoglucemia.
– La realidad es que todo depende de la intensidad del entrenamiento y sobre todo, de tus adaptaciones fisiológicas y preferencias de horario para hacer ejercicio.

4. ¡No hagas pesas porque la grasa se hace dura!

– ¡MEGA FALSO! El tejido adiposo no tiene la propiedad de endurecerse en el cuerpo. Mucha gente cree que eso sucede porque al hacer trabajo de fuerza, los músculos adquieren mayor tono y crecen. Los cual es muy favorable, ya que mientras más músculo tengamos nuestro cuerpo requerirá de más energía para mantener esa masa magra y por lo tanto perderemos grasa más fácilmente.