Llámenos:(593) 07 288 5595Ext. 2000 :Emergencias
Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-111
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

Si su bebé llora por más de 3 horas al día, podría tener cólicos.Si usted tiene un bebé con cólicos, no está solo. Uno de cada 5 bebés llora tanto que las personas entienden que tienen problemas de cólicos. Estos generalmente comienzan cuando los bebés tienen aproximadamente 3 semanas de nacidos y empeoran cuando tienen entre 4 y 6 semanas de edad. La mayoría de las veces, los bebés con cólicos comienzan a mejorar después de 6 semanas de nacidos y mejoran por completo cuando tienen 12 semanas de edad.

Síntomas

Un cólico normalmente comienza más o menos a la misma hora todos los días. Los bebés con cólico generalmente son más melindrosos a comienzos de la noche.

Los síntomas de cólicos con frecuencia comienzan repentinamente. Las manos del bebé pueden formar un puño. Las piernas pueden encogerse y el vientre puede parecer hinchado. El llanto puede durar desde minutos hasta horas y a menudo se calma cuando el bebé está cansado o cuando elimina gases o heces.

Aunque pareciera que los bebés con cólicos tuvieran dolor de estómago, comen bien y aumentan de peso normalmente.

Posibles causas de los cólicos

Las causas de los cólicos pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Dolor por los gases
  • Hambre
  • Alimentación excesiva
  • El bebé no puede tolerar ciertos alimentos o ciertas proteínas en la leche materna o la leche maternizada (fórmula)
  • Sensibilidad a determinados estímulos
  • Emociones como el miedo, la frustración o incluso la excitación 

Evitar los desencadenantes en el bebé

Los alimentos que pasan a través de la leche materna a su bebé pueden desencadenar cólicos. Si su bebé tiene cólico y usted está amamantando, evite comer o beber los siguientes alimentos durante unas semanas para ver si eso ayuda.

  • Estimulantes como la cafeína y el chocolate.
  • Productos lácteos y nueces. Su bebé puede tener alergias a estos alimentos.

Algunas madres lactantes evitan comer brócoli, repollo, frijoles y otros alimentos productores de gases; sin embargo, las investigaciones no han demostrado que estos alimentos puedan tener un efecto negativo en su bebé.

Otros posibles desencadenantes incluyen:

  • Medicinas. Las medicinas que se pasan a través de la leche materna. Si usted está amamantando, hable con su médico sobre las medicinas que toma.
  • Leche maternizada (fórmula) para bebés. Algunos bebés son sensibles a las proteínas en esta leche. Hable con el médico que atiende a su bebé sobre el cambio a otras leches maternizadas para ver si eso ayuda.
  • Sobrealimentar o alimentar al bebé demasiado rápido. Alimentar al bebé con biberón debe tomar unos 20 minutos. Si su bebé está comiendo más rápido, utilice un chupete con un agujero más pequeño.