Llámenos:(593) 07 288 5595Ext. 2000 :Emergencias
Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-111
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

En general el término “diabetes” significa que la glucose en la sangre de una persona es demasiado alta. La glucosa es el tipo de azúcar que su cuerpo usa para su energía. Tener mucha glucosa en su sangre de una forma regular puede llevar a muchas cosas como son daño de los ojos, riñones y terminaciones nerviosas.

 

Diabetes Tipo 1: Parte Una

 

¿Qué es la diabetes tipo 1?

Hay dos tipos básicos de la diabetes, estas son las llamadas “diabetes tipo 1” y “diabetes tipo 2”. La diabetes tipo 1 que es usualmente llamada diabetes juvenil o diabetes de insulina dependiente, se desarrolla cuando el páncreas no puede producir insulina. La insulin es necesaria para el cuerpo para usar la glucosa para la energía. Esto ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo (el cual defiende al cuerpo contra las enfermedades) funciona mal, ataca y destruye las células en el páncreas que generalmente producen la insulina. Esto es porque la diabetes tipo 1 es considerada una enfermedad autoinmune. Todavía no se entiende porqué el sistema inmunológico de una persona atacaría su propio páncreas.

Actualmente se piensa que una persona hereda el riesgo de la enfermedad y que algunos factores medioambientales, tal vez un virus o algo en su dieta generan el proceso. A diferencia de la diabetes 2, que puede ocurrir en cualquier edad, la diabetes tipo 1 es usualmente diagnosticada en los niños, adolescentes y adultos jóvenes. Alrededor del 5% al 10% de gente con diabetes tienen diabetes 1. Las personas con diabetes 1 siempre necesitan usar insulina sea por inyección o a través de una bomba de insulina para reemplazar la insulina que su páncreas no puede fabricar.

Signos tempranos de diabetes tipo 1

Estos síntomas se producen debido a los altos niveles de glucosa en su sangre o hiperglicemia. Cuando hay mucha glucosa en su sangre, Usted puede:

  • sentirse cansado la mayoría del tiempo
  • sentirse muy hambriento
  • estar de mal carácter o muy sensible
  • estar más sediento
  • orinar más de lo usual
  • perder peso
  • tener visión borrosa
  • tener más infecciones que lo normal (en mujeres con altos niveles de glucose, las infecciones urinarias son un problema común).