Llámenos:(593) 07 288 5595Ext. 2000 :Emergencias
Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-111
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

 Los alimentos son nuestro combustible, si ingerimos mucho más combustible del que gastamos, todo el exceso se ahorra en forma de esos tan molestos rollitos de grasa en nuestro cuerpo.

Si deseamos bajar de peso, cada cambio que realicemos tiene que ser permanente o no sirve. Es decir, no podemos tomar decisiones tan difíciles o imposibles de mantener el resto de la vida como dejar de comer pan, salchipapas, hamburguesas, chocolates; tampoco debemos limitarnos a consumir solamente productos light como yogurt dietético ‒que sabe a jarabe‒, leche descremada, el tan feo atún en agua o brebajes de apio con tomate o pepino.

El secreto está en comer de todo pero en cantidades adecuadas y programadas por un nutricionista de acuerdo a un diagnóstico médico y nutricional basado principalmente en nuestro estado fisiológico (lactancia, diabetes, hipertensión, etc.), peso, talla, actividad física, ingesta de medicamentos por enfermedades varias y más parámetros importantes a ser considerados. Cada vez que bajamos de peso sometiéndonos a dietas extremas, nuestro cuerpo crea mecanismos de defensa y protección para soportar esta agresión, y cuando volvemos a comer luego de haber bajado un gran peso con una dieta flash, el organismo “captura” con gran velocidad todo lo que comemos, lo almacena y engordamos otra vez. La liposucción no es un método para bajar de peso. Para bajar de peso no es suficiente hacer una dieta, debemos dar un cambio permanente a nuestro estilo de vida. Bajar de peso es la cosa más fácil del mundo. 

 

      Dra. Mónica Alvarez