Llámenos:(593) 07 288 5595Ext. 2000 :Emergencias
Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-111
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

de los Doctores

GUÍAS PARA EL MANEJO DE PACIENTES NEUROQUIRÚRGICOS:

El objetivo principal de este trabajo es, establecer ventajas y desventajas del Abordaje Pterional (AP) en el Clipaje de Aneurismas Rotos de la Circulación Anterior, y sugerir que sea considerado como acceso estándar para aneurismas de la base anterior del cráneo basado en una revisión anatómica macro y microquirúrgica, y en nuestra experiencia en un centro privado.

 

LINK DE DESCARGA: https://url2.cl/lm83n 

Recomendaciones para mantener un sistema cardiovascular saludable

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, son actualmente la principal causa de muerte en Europa, representando el 49% del total y el 30% de las muertes antes de los 65 años.

Para evitarlas, es fundamental cuidar nuestro corazón y, para ello, lo más recomendable es realizar ejercicio físico diario, no fumar y seguir una buena alimentación que es un factor clave que puede ayudar a prevenir este tipo de enfermedades.

 

Algunos de los principales consejos para tener una dieta sana y equilibrada que ayude a nuestro sistema cardiovascular son:

  • Incorporar fruta y verdura en nuestra dieta diaria
  • Evitar alimentos ricos en colesterol y grasas saturadas, que elevan el colesterol malo en sangre como, por ejemplo, carnes vacunas o de cordero grasas, quesos enteros y curados, mantequilla, nata, vísceras o patés.
  • Incluir en nuestra dieta alimentos ricos en fibra y grasas buenas, como legumbres, que aportan fibra y minerales importantes para mantener a raya la presión arterial, y frutos secos, que tienen grasas insaturadas para reducir el colesterol malo y elevar el colesterol bueno en sangre.
  • Reducir el consumo de alimentos ricos en sodio, que elevan nuestra presión arterial, como por ejemplo embutidos, caldos concentrados comerciales, aderezos comerciales o conservas.
  • Evitar las frituras y decantarnos por la cocción, que evita el agregado de grasas a los alimentos.
  • Consumir los vegetales principalmente frescos o cocinados al vapor o al horno y, si es posible, con su piel.
  • Desterrar la bollería industrial de nuestra dieta, pues es rica en grasas saturadas muy perjudiciales para el sistema cardiovascular.

 

Además de seguir estas recomendaciones, es imprescindible acudir a chequeos médicos regulares para detectar tempranamente cualquier anomalía que afecte a nuestro sistema cardiovascular, ya que un simple análisis de sangre da pistas a nuestro médico sobre el estado de nuestro corazón y nuestros vasos sanguíneos.

 

En el caso de enfermedades cardiovasculares complejas como la hiperlipidemia, que es el exceso de colesterol y triglicéridos en sangre, o la aterosclerosis coronaria que consiste en el endurecimiento de las arterias que riegan el corazón, lo más recomendable además de llevar una dieta sana y equilibrada es seguir el tratamiento médico y farmacológico que indique el cardiólogo y mantener un control regular del sistema cardiovascular.

 

Cuidar de una persona con cáncer durante el brote del coronavirus

Cuidar de una persona con cáncer se ha convertido en una responsabilidad aún mayor debido a la pandemia del coronavirus. La persona que está siendo cuidada por usted puede que se encuentre a un riesgo mayor de contagio de COVID-19 debido que el cáncer y sus tratamientos a menudo debilitan el sistema inmunológico del paciente.

Prepare un plan de respaldo en caso de que usted, la persona con cáncer, o alguien más en el hogar se enferme.

Reduzca el riesgo de enfermarse

Permanezca en casa tanto como pueda y tenga contacto con el menor número de personas que le sea posible. Permanezca en comunicación con su equipo de profesionales médicos y estén preparados para cambios que podrían incurrir con el plan de tratamiento.

Tome las siguientes precauciones adicionales que ayudarán a protegerle a usted, así como a la persona que está cuida:

  • No salir de viaje. Apéguese a las indicaciones locales y estatales relacionadas con los viajes y el salir de casa. Evite las aglomeraciones de gente y las plazas públicas. Salgan lo menos posible de casa.
  • Si el médico conserva las citas médicas programadas, el paciente deberá acudir solamente acompañado de un cuidador.
  • En casa, use productos desinfectantes de manera habitual tal que toque con frecuencia, tal como perillas de puertas, teléfonos celulares, controles remotos, teclados de computadora y cualquier artículo que sea utilizado por otras personas.
  • Si tiene que salir, lávese las manos con agua y jabón tan pronto llegue a casa, limpie con un paño los artículos que haya traído consigo (incluyendo bolsos, carteras, teléfonos celulares) y lave sus manos de nuevo tras haber limpiado estos objetos.
  • Al estar en casa, lave sus manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente antes de comer y antes de tener que tocarse el rostro.
  • Lávese las manos después de ir al baño, sonarse la nariz, toser o estornudar
  • Lávese las manos después de tocar animales, recolectar la basura o sacar la basura
  • Lávese las manos después de haber tocado objetos que hayan sido tocados por otras personas.
  • Consulte más información sobre las maneras que pueden ayudar a las personas con cáncer a reducir su riesgo de infección.

En caso de que se manifiesten síntomas del coronavirus

Si usted o la personas que cuida presentara síntomas de COVID-19, avise a su médico y al equipo de profesionales médicos del paciente para ponerlos al tanto. Los síntomas más comunes que requieren de atención médica son fiebre, tos y sentir una falta de aliento (respiración entrecortada).

Los signos y síntomas del cáncer del COVID-19 incluyen:

  • Dificultad para respirar o falta de aliento
  • Dolor o presión constante en el pecho
  • Estado reciente de confusión o dificultad para despertarse
  • Tono azulado en la piel del rostro o los labios
  • Coordine que la persona enferma permanezca en una habitación alejada de las demás personas, tanto como se pueda.
  • Coordine que la persona enferma use una habitación y cuarto de baño independientes, y eviten el uso compartido de cosas de casa como utensilios de cocina, platos, toallas y ropa de cama.
  • Si se disponen de cubrebocas, la persona enferma deberá usar una al estar alrededor de los demás.
  • La persona enferma deberá lavar sus manos con frecuencia y usar un gel antibacterial con una base de alcohol de al menos 60% cuando no puedan lavarse las manos con agua y jabón.
  • Las demás personas deberán lavar sus manos con frecuencia, especialmente al estar alrededor de la persona enferma, y eviten tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Limpie constantemente todas las superficies que se tocan con frecuencia, como las de la cocina, las mesas, los teléfonos y las perillas de las puertas.
  • Lave la ropa de forma más detallada. En caso de contar con guantes desechables, úselos al estar lavando la ropa. Al terminar, quítese los guantes y lave sus manos.

Qué más puede hacer

Casi cualquiera tiene un riesgo de enfermarse por el coronavirus. Pero el estar informados y llevar a cabo las medidas de salud puede ser de ayuda. Esto aplica tanto para usted como para la persona que está cuidando.

  • Mantenerse informados respecto a lo que vaya generando a nivel local, estatal y federal le ayudarán a guiar sus actividades cotidianas.
  • Duerma todo el tiempo que resulte suficiente. Los CDC recomiendan que los adultos duerman entre siete y nueve horas por noche.
  • Aliméntense de manera nutritiva con una dieta que incluya suficientes frutas, vegetales y alimentos de granos integrales.
  • Beba más agua y menos bebidas azucaradas, así como menos alcohol.
  • Mantenga su cantidad habitual de ejercicio. Incremente un poco si tiene la capacidad de hacerlo.
  • Manténgase en contacto con sus familiares y amigos.
  • Cuide de su salud emocional.

Estilo De Vida / COVID-19 y tu salud mental

Las preocupaciones y la ansiedad sobre COVID-19 y su impacto pueden ser abrumadoras. El distanciamiento social hace que todo sea aún más complejo. Aprende maneras de afrontar la situación durante esta pandemia..

Medidas de autocuidado

Las medidas de autocuidado son buenas para tu salud física y mental, y pueden ayudarte a tomar control de tu vida. Cuida tu cuerpo y tu mente, y conéctate con otros para beneficio de tu salud mental.

 

Cuida tu cuerpo

Presta atención a tu salud física:

  • Duerme lo suficiente.Acuéstate y levántate a la misma hora todos los días. Practica tu horario normal, aun si estás quedándote en casa.
  • Participa regularmente en actividad física.La actividad física regular y el ejercicio pueden ayudar a reducir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo. Encuentra una actividad que incluya movimiento, como danza, o aplicaciones para ejercicio.
  • Come de manera saludable.Elige una dieta bien balanceada. Evita comer comida basura y azúcar refinada. Limita la cafeína, ya que puede agravar el estrés y la ansiedad.
  • Evita el tabaco, el alcohol y las drogas.Si fumas tabaco o si vapeas ya estás a un riesgo mayor de enfermedades pulmonares. Como la COVID-19 afecta los pulmones, tu riesgo aumenta aún más. Beber alcohol para hacer frente a la situación puede empeorar las cosas y reducir tu capacidad de afrontamiento. Evita tomar drogas como medio de afrontamiento a no ser que tu médico te haya recetado medicación.
  • Limita el tiempo frente a las pantallas.Apaga los dispositivos electrónicos por algún tiempo todos los días, y hazlo también 30 minutos antes de dormir. Haz un esfuerzo para pasar menos tiempo frente a una pantalla — ya sea televisión, tableta, computadora o teléfono.
  • Relájate y recarga las pilas.Reserva tiempo para ti mismo. Aun unos pocos minutos de tranquilidad pueden refrescarte y ayudarte a calmar tu mente y reducir la ansiedad. Muchas personas se benefician con prácticas como respiración profunda, tai chi, yoga, o meditación. Date un baño de espuma, escucha música, o lee o escucha un libro narrado — haz lo que sea que te ayude a relajarte. Elige una técnica que funcione para ti, y practícala con regularidad.

Cuida tu mente

Reduce los desencadenantes de estrés:

  • Mantén tu rutina normal.Mantener un horario regular es importante para tu salud mental. Además de mantener una rutina regular para el momento de irte a la cama, ten horarios consistentes para las comidas, bañarte y vestirte, horarios de trabajo o de estudio, y ejercicio. También toma algún tiempo para actividades que disfrutes.
  • Limita tu exposición a los medios de comunicación.Las noticias constantes sobre la COVID-19 en todos los tipos de medios de comunicación quizás contribuyan al miedo sobre esta enfermedad. También limita el uso de medios sociales que puedan exponerte a rumores e información falsa. Limita leer, escuchar, o mirar otras noticias, pero infórmate frecuentemente sobre las recomendaciones nacionales y locales. Busca fuentes de información fiables, como CDC y OMS.
  • Mantente ocupado.Una distracción puede alejarte del ciclo de pensamientos negativos que alimentan la ansiedad y la depresión. Disfruta de pasatiempos que puedas hacer en casa, identifica un nuevo proyecto u organiza ese armario como te prometiste hacer algún día. Hacer algo positivo para controlar la ansiedad es una estrategia sana de afrontamiento.
  • Concéntrate en los pensamientos positivos.Elige enfocarte en las cosas positivas en tu vida en lugar de hacerlo en qué mal te sientes. Considera comenzar cada día haciendo una lista de las cosas por las que estás agradecido. Mantén un sentido de esperanza, esfuérzate en aceptar los cambios cuando se presentan, y trata de considerar los problemas en perspectiva.
  • Usa tus valores morales o tu vida espiritual como apoyo.Si tus creencias te dan fuerza, pueden brindarte consuelo en momentos difíciles.
  • Establece prioridades.No te abrumes creando una lista de cosas que te cambiarán la vida y que quieres lograr mientras estás quedándote en casa. Fija metas razonables todos los días, y haz un esquema de los pasos para lograrlas. Reconoce tus logros por cada paso en la dirección correcta, sin importar qué pequeños sean.

Juntos nos cuidamos Monte Sinaí Cuida de ti…

La primera señal de una fractura es que la persona escucha o siente que el hueso se rompe. También, la pierna o brazo fracturado puede deformarse y tener una postura no natural. Se debe buscar ayuda médica de inmediato. Mientras tanto, las siguientes medidas pueden evitar un daño adicional:

• Mantén a la persona accidentada cómoda. Se recomienda recargar el área lesionada sobre un cojín o sábanas.

• Si hay una hemorragia o salida fuerte de sangre, detenle presionando a los lados de la herida con un vendaje esterilizado, tela limpia o una prenda de vestir por lapsos de 10 minutos hasta que se detenga el sangrado.

• Aplica hielo envuelto en una tela en la pierna o brazo para combatir la inflamación.

Si la persona fracturada se desmaya o tiene respiraciones poco profundas, se debe acostar con la cabeza un poco más abajo que el resto del cuerpo. Si se está en un lugar donde no puede llegar ayuda con rapidez, es recomendable:

• Limpiar el área cercana a la herida con antisépticos para evitar una posible infección.

• Usar un “entablillado” para inmovilizar el área. Las tablillas pueden ser de madera, cartón, plástico o periódico enrollado. Deben colocarse a ambos lados del hueso y ser más grandes que éste. Para sujetarlas puede usarse tela adhesiva o una cuerda, con firmeza pero sin interrumpir la circulación de la sangre.

Las personas que tienen mayor riesgo de sufrir una fractura son aquellas con osteoporósis, una enfermedad que debilita los huesos. También son más frecuentes en niños y ancianos porque sus huesos son más frágiles.

Toda herida que parezca como una fractura debe tratarse como tal hasta que un especialista confirme si lo es o no. Sólo una persona especializada debe re-acomodar un hueso roto. Si la fractura es expuesta, debe ser tratada inmediatamente, ya que la persona corre riesgo de infección y pérdida de sangre.

Recuerda que aunque algunas personas conocen las técnicas para acomodar huesos rotos, es recomendable acudir al especialista para evitar futuros problemas. Cuando un hueso está roto debe mantenerse fijo para no causar más daño. Por ello no se debe mover a la persona lastimada, a menos que se encuentre en peligro.

¿Qué debes de evitar hacer ante una fractura?

• Evita elevar la pierna o brazo fracturados en caso de hemorragia, pues de hacerlo se pueden dañar más los tejidos.

•No forces o jalonees el hueso, tampoco trates de colocarlo en su lugar.

• Evita dar masaje en la zona donde hay un hueso roto o en la que se tenga sospecha de fractura.

• No apliques pomadas o ungüentos.